logo W

24 May, 2019
May 24 2019

El sector agroalimentario onubense analiza los retos de futuro en un encuentro en la sede de La Rábida

Cerca de medio centenar de empresarios y técnicos del sector agroalimentario han participado esta mañana en un desayuno de trabajo organizado por Cajamar  y la Universidad Internacional de Andalucía en la Sede Santa María de la Rábida. En el encuentro, dirigido a fomentar el intercambio de experiencias entre los distintos agentes de la cadena agroalimentaria de la provincia, se han analizado las bases y retos de futuro para el desarrollo y modernización de las producciones.
 
‘Desayunos Agricultura 4.0’, en el que ha colaborado la empresa Bo True Activities, ha contado con la participación del director de la sede de La Rábida, Agustín Galán, el gerente de Negocio Agroalimentario de Cajamar, Carlos Férnandez, y el director de Bo True Activities, Juan Diego Borrero
 
Durante su intervención, Agustín Galán ha subrayado el interés que para la UNIA tiene este tipo de encuentros profesionales y satisfacción porque sea la sede de La Rábida el espacio donde se celebre este primer encuentro, que nace con deseos de continuidad.
 
Por su parte, Carlos Fernández ha señalado que este encuentro “se enmarca en la estrategia de apoyo de Cajamar al sector agroalimentario que viene desarrollando con el objetivo de contribuir a la especialización y profesionalización de todos los eslabones de la cadena de valor, que abarca de la producción a la comercialización, fomentando la generación de valor, incrementando la productividad mediante prácticas sostenibles y el uso eficiente de los recursos a nuestro alcance”.
 
En su ponencia sobre los retos para construir el futuro del sector David Uclés, director del Servicio de Estudios Agroalimentarios del Grupo Cooperativo Cajamar, ha resaltado las particularidades de las explotaciones onubenses, más grandes que la media nacional y regional, así como la preponderancia del trabajo asalariado con una fuerte intensidad en creación de empleo. Asimismo ha subrayado el fuerte dinamismo de las exportaciones agroalimentarias, que se han más que duplicado en 9 años.
 
Entre las líneas básicas a seguir para impulsar la actividad del sector agroalimentario ha apuntado, entre otras,  la innovación tecnológica, la diversificación para favorecer el desarrollo de nuevos productos, y una mayor capacitación técnica para mejorar la calidad y favorecer la diferenciación como valor añadido.