logo W

24 Jan, 2019
En el centro, Rafael Doménech y a su izquierda Manuel Torres Aguilar, vicerrector de Relaciones Institucionales, Internacionales y Coordinación de la UNIA. En el centro, Rafael Doménech y a su izquierda Manuel Torres Aguilar, vicerrector de Relaciones Institucionales, Internacionales y Coordinación de la UNIA.
Jan 24 2019

Rafael Doménech asegura en la UNIA que la revolución digital y la globalización marcarán el futuro del empleo

Para Rafael Doménech, Responsable de Análisis Macroeconómico del BBVA y profesor de Economía en la Universidad de Valencia, el proceso de la revolución digital es imparable al igual que lo es la globalización, es una oportunidad histórica que hay que aprovechar pero también supone un reto formidable ya “que va a dejar ganadores y perdedores” en función de cómo las sociedades manejen el cambio. El prestigioso economista abordó 'La era de la Disrupción Digital: el futuro del empleo' en la conferencia magistral que impartió durante las III Jornadas sobre el Postgrado en Iberoamérica organizadas por la UNIA y que se están celebrando en Sevilla.

Doménech centro su conferencia en la que denominó “cuarta revolución industrial o revolución digital” señalando los efectos que ya está teniendo sobre el empleo, las ocupaciones, sobre las habilidades que demandan para sus trabajadores las empresas, sobre las primas laborales o sobre la desigualdad social. “Tenemos que intensificar los efectos positivos de esta revolución para el progreso y el bienestar social y reducir al máximos los costes de esa transición”, señaló el economista, para que el que además “existe una relación negativa entre el crecimiento de la productividad y los cambios en la tasa de desempleo” apuntando que los países que más se han beneficiado de la tecnología no son en los que más se ha destruido empleo.

Distribución sectorial y polarización del empleo

A continuación realizó un repaso histórico de los principales cambios que ha traído consigo esta revolución. “La innovación tecnológica ha provocado un cambio en la distribución sectorial del empleo, aumentando el peso del sector servicios en detrimento de otros como por ejemplo el agrícola, con tareas más rutinarias que sí han podido ser mecanizadas”, explicó. Continuó citando a Keynes para aclarar que la reducción de las jornadas laborales no han sido fruto de la falta de trabajo que auguraba el economista británico como consecuencia de la automatización sino de “un aumento en la renta per cápita y en los salarios que ha traído consigo unos mayores niveles de consumo y de tiempo de ocio”.

Según Doménech, los más beneficiados por la disrupción digital han sido aquellos trabajadores con habilidades asociadas a las nuevas tecnologías. Se ha ido produciendo una polarización del trabajo, que “nos puede llevar a pensar que vamos hacia una sociedad con más desigualdades, pero todo es más complejo ya que la situación es muy heterogénea dependiendo de los países”, dijo. Y en este sentido, señaló Doménech, son fundamentales las políticas que tanto la sociedad como empresas y la comunidad educativa pongan en marcha con el objetivo último de potenciar los beneficios de esta disrupción digital y reducir los costes de su transición.

Políticas educativas que garanticen la igualdad y el bienestar

Cree Doménech que las políticas educativas son claves para evitar la polarización y mejorar las habilidades sociales, adaptándose a las nuevas demandas del mercado de trabajo. Aboga por entender la educación como un proceso continuo en toda la etapa laboral. “El progreso al igual que nos permite vivir más tiempo nos exige una continua actividad de reciclaje y adaptación en las carreras laborales que serán sin duda más largas”, reseñó.

Unas políticas educativas a las que se deben sumar, según el experto, “políticas laborales, una mejor estructura fiscal y una legislación laboral que se adapte a la economía colaborativa y las nuevas plataformas”. Señala que es posible que a pesar de tener buenas políticas educativas y de empleo esto no sea suficiente y entonces tendremos que ver que podemos hacer para que el bienestar llegue a todos. “No tiene mucho sentido proteger profesiones obsoletas, a quien hay que proteger es a esos trabajadores proporcionándoles nuevas opciones de empleo”, afirmó el economista. Quiso concluir su conferencia comentando la necesidad de plantearse también cómo mejorar la eficiencia del Estado de Bienestar antes de buscar soluciones imaginativas e indicando que la dirección hacia la que debemos caminar implica “bajos niveles de desempleo, altos niveles de productividad y bajos niveles de desigualdad”.

Excelente panel de ponentes

Tras la intervención de Doménech, tomó la palabra María Isabel Gutiérrez Calderón, Vicerrectora de Estudios de la Universidad Carlos III, con su ponencia titulada 'El postgrado en la estrategia de la Universidad: el caso de la Universidad Carlos III'. Gutiérrez explicó cómo su institución universitaria se ha convertido en centro de referencia en los estudios de postgrado, desarrollando para ello una estrategia específica que tiene como pilares la calidad, aumentar la internacionalización y facilitar la transversalidad. “Tenemos como objetivo aumentar la ratio de estudiantes de postgrado hasta el 25% del total de nuestros estudiantes”, indicó.

Durante la jornada se desarrollaron también las siguientes ponencias: 'Las oportunidades laborales en la OCDE a la salida de la crisis', de Carmen Herrero, Catedrática de Economía de la Universidad de Alicante & Ivie; 'Una respuesta común al desafío de la educación superior en Iberoamérica' de Mariano Jabonero, Secretario General OEI; y una Mesa Redonda con el título 'Experiencias exitosas en el entorno iberoamericano', moderada por Víctor Cruz, director general de la AUIP y que contó con la presencia de relevantes expertos en educación de universidades iberoamericanas.

El viernes concluirán las jornadas y será el turno de la 'Masificación, diferenciación y empleo de graduados de la educación superior en América Latina', ponencia de José Joaquín Brunner, Director Cátedra UNESCO de Políticas Comparadas de Educación Superior de la Universidad Diego Portales de Chile y de Antonio Cabrales, de la University College London, con su conferencia sobre 'La prima salarial al título universitario, una perspectiva internacional'.

Relación entre la formación en postgrado y el empleo

El encuentro tiene como objetivo fundamental el de permitir a las universidades y al sector productivo encontrar un espacio confortable para dialogar y hallar vías que permitan mejorar los servicios de formación y de investigación. Para ello se analizarán experiencias de éxito, desgranando las claves de los aciertos y las dificultades encontradas. También se estudiarán los obstáculos que encuentran las universidades iberoamericanas para adaptarse a un entorno tan radicalmente distinto al existente hasta hace muy pocos años.

Las Jornadas abordan la relación entre formación (en particular de postgrado) y empleo y se articulan en torno a dos ejes principales. Por un lado, se debatirá sobre las experiencias de éxito en la formación de postgrado, ofreciendo una perspectiva de lo que es posible conseguir cuando se hacen las cosas bien y de las dificultades que supone transitar por ese camino de exigencia. En segundo lugar, se tratará también la situación del mercado laboral y los desafíos para el futuro inmediato, haciendo especial hincapié en los cambios que se están produciendo en el mundo del trabajo.